La construcción de las noticias en las redes

Las Redes Sociales

Las redes sociales son motivo de amor y odio, de culto o difamación, pero de ninguna manera pasan desapercibidas por los miles y miles de usuarios que día a día chequean su Facebook, Twitter o Instagram, por mencionar sólo algunas.

Cuando hablamos de generar una «construcción» es eso, es una planificación coordinada y ordenada de nosotros mismos, de lo que queremos mostrar. Y recortamos una parte de nuestras vidas,  la retocamos, segmentamos ese pedazo que merece ser visto de manera tal que agrade.

Esta dimensión virtual también nos genera un plano de la hipersegmentación y la posibilidad de utilizar las redes sociales para interactuar con contenidos de la manera más personalizada posible: vemos aquellas publicaciones afines a nuestros gustos titilando en la bandeja de notificaciones y destacamos a tal o cuál famoso para poder “espiarlo” en su intimidad (intimidad que también fue construida para transmitirnos una sensación de casualidad muy agradable).

El caso es que en medio de un mundo complejo como nunca antes, el periodismo y las redes sociales se volvieron aliados, utilizando uno como herramienta del otro (dejo abierto el interrogante sobre cuál de cuál).

En el caso del periodismo, por ejemplo, podemos armar nuestro propio diario, segundo a segundo, destacando a los medios de comunicación que nos interesa leer, los periodistas que queremos seguir y los formadores de opinión que encuadran con nuestra ideología.

El caso es que en medio de un mundo complejo como nunca antes, el periodismo y las redes sociales se volvieron aliados, utilizando uno como herramienta del otro (dejo abierto el interrogante sobre cuál de cuál). Y las empresas mediáticas comienzan a percibir que aquellos empleados escondidos detrás de una computadora o un micrófono, hoy tienen tanto o más seguidores que el sitio oficial del medio, y que pueden potenciar o perjudicar su marca con un sólo twitt.

La esfera de lo público y lo privado, el rol personal y profesional, el aquí y ahora tienen una brecha cada vez más difusa. Cada nuevo intento de regular esta realidad tan dinámica merece un debate que, seguramente, llegará a estar cerrado cuando nuevos cambios de paradigma lo hayan pasado por arriba a toda velocidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *